Ciencia, política y vanidades, revista Enigmas noviembre 2014

4 08 2015

Ciencia, política y vanidades

369470_swag-party-the-simpsons-dj-stephen-hawkingEn septiembre Canarias se convirtió en uno de los epicentros de la actualidad científica internacional. Es curioso, paradójico sí se quiere, que un eje del misterio a nivel mundial lo sea también, simultáneamente, en el territorio de ciencias como la astronomía, esencialmente por albergar unas instalaciones como las del Instituto de Astrofísica de Canarias que aglutinan a mentes brillantes de todo el mundo. Septiembre fue el mes del Starmus, un festival de ciencia, música y mucha política, que logró traer a Canarias a un puñado de Premios Nobel, héroes de la astronáutica o personajes tan mediáticos como el biólogo darwinista Richard Dawkins o el célebre astrónomo Stephen Hawking. Me encanta leer a Dawkins, pero algo me dice que la presión a la que su posicionamiento combativamente ateo le somete, le está pasando factura a pesar de los pingües beneficios que le haya reportado para su vanidad y bolsillo. En Tenerife, en un hotel de superlujo, estuvo solitario, huidizo, irritable, gruñón, descortés hasta con los jóvenes que se acercaban a él para que le rubricara sus libros. En cuanto a Hawking, con quien es imposible no empatizar en las distancias cortas al contemplar el calvario al que ha debido hacer frente en su vida, y cuya aportación científica no debatiré por mucho que de cuando en cuanto diga burradas, ha sido tratado como un muñeco de feria, casi como un panel de photocall junto al que sacarse fotos para los periódicos y redes sociales. Supongo que él estará de acuerdo en ser parte del saine mediático y convertirse en la moneda del tributo político que hay que pagar por recibir apoyos institucionales. Pero ha sido exagerado, sin duda, ver a un puñado de autoridades canarias corretear de aquí para allá buscando la foto con la celebridad. Y más en estos tiempos, en los que la sociedad no está para reírle las vanidosas gracias a los políticos, castigada como está por recortes, voraces hipotecas, desahucios, inaguantables niveles de desempleo…con pequeños que van sin desayunar al colegio o enfermos que están hacinados en los pasillos de los hospitales. En esa foto ninguno de ellos se quiere ver.

Opinión revista Enigmas noviembre de 2014

José Gregorio González








A %d blogueros les gusta esto: