MÓVILES ENVENENADOS (mayo 2009)

27 07 2015

Columna de opinión en la revista Enigmas en mayo de 2009. Cada uno es esclavo de lo que escribe y de cómo lo hace…pero se puede liberar desde el momento en el que apuesta por relativizarlo todo. Ahora la leemos y nos resulta, cuando menos, curiosa…y en parte, hasta anacrónica 🙂

MOVILES ENVENENADOS

pc_movilantiguoUn titular como el anterior invita a pensar en una leyenda urbana, vamos, un relato sin protagonistas localizables en el que se describe como alguien tiene la suerte –que será mala, al final- de encontrarse con un modelo de telefonía móvil de última generación abandonado y libre. Uno de esos que le das la vuelta y se giran, que conectan a Internet, tienen ducha y puedes hasta llamar por teléfono con ellos. Al final resulta que son una trampa y al ponértelo en la oreja suelta una feromona que te vuelve gay o lesbiana si no lo eras, o heterosexual en caso inverso. O emite la temida “nota marrón” en infrasonido, descargando tus intestinos sin remedio. Que conste que aunque la leyenda no existe, que me la acabo de improvisar con la inventiva que en Enigmas me dejan usar libremente, la bomba de feromonas y la nota marrón han sido objeto de investigación armamentística en EE.UU. Pero ese no era el objetivo del titular aunque haya consumido media columna, algo frecuente también cuando hablamos por móvil. Son venenosos en la medida en la que crean adicción, nos enganchamos a ellos, y las compañías nos pegan una clavada con los precios que siguen estando a años luz de los costes reales. Creo que en este caso la morosidad, aunque no buscada, es una forma de justicia que debería compensar tantos años de sangría al consumidor. Pero tampoco quería contarles exactamente eso. Resulta que semanas atrás tuve en televisión, en nuestro espacio “Canarias Mágica”, al catedrático de Radiología y Medicina Física de la Universidad de La Laguna, José Hernández Armas, y me contó que hay motivos científicos, relacionados con la salud para moderar y bastante el uso del móvil. Resulta que una recientísima revisión de estudios anteriores sobre los efectos de la telefonía móvil hace prever una eclosión en diez años de tumores cerebrales, un asunto que puede resultar alarmante y que no obstante, me asegura, dependerá de muchos factores. De entrada nos invitaba a usar el sentido común y la moderación, a ser ecuánimes, y a tener en cuenta que este fenómeno tecnológico es demasiado reciente como para saberlo todo sobre él. Yo por si acaso, no estaré operativo.

 José Gregorio González

Opinión mayo 2009. Enigmas

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: