FRAUDES EN CIENCIA (opinión Enigmas julio 2015)

27 07 2015

En julio de este año 2015 tocaba reflexionar alegremente sobre la tentación del fraude en el mundo de la ciencia, donde hay tantos o más golfos que el resto de escenarios de nuestra sociedad… No olviden relativizar todo lo escrito.

FRAUDES EN CIENCIA

pinochoQue no espere el lector que saquemos la escopeta dialéctica y vaciemos el cargador contra la ciencia por acunar fraudes. Sería un juego fácil pero injusto, ya que el fraude no está en la ciencia, sino en los hombres y mujeres que le dan contenido. Personalmente no encuentro una manera mejor de conoce la realidad y la inmensa mayoría de las cosas hacia las que podemos sentir curiosidad, que a través de la ciencia. Incluso con los errores, los vicios y los prejuicios de quienes pontifican y, en sus posiciones de poder, determinan lo que “debe” ser estudiado y la “manera” en la que ha de hacerse, la ciencia es el mejor y más completo camino para conocer. ¿A cuenta de qué aireamos un asunto tan incómodo para quienes usan la ciencia como arma contra el misterio? Lo explicaré. A finales de mayo leía en la edición digital de New York Times, que según una leyenda urbana es mi periódico de cabecera, un artículo de los expertos en comunicación científica Adam Marcos e Ivan Oransky sobre el fraude en ciencia. Como punto de partida tomaban uno de los más recientes ejemplos, el resbalón de Science, que publico en diciembre pasado un articulo en el que se defendía que una persona podía cambiar de opinión sobre el matrimonio gay tras hablar veinte minutos con un homosexual. La cosa no era verdad y se retractaron, cosa extraña según Marcos y Oransky, ya que lo habitual es echar tierra sobre el asunto y dejar que la cosa se vaya olvidando. Me llamó la atención saber de la mano de estos expertos que cada día un artículo científico se retrae por mala conducta y que el 2% de los científicos admite gestionar de forma poco ética sus datos. Apuntan que la culpa no es sólo de ellos, sino de un sistema que les presiona, de una “ciencia que fetichiza el trabajo publicado como el marcado final de la productividad individual” La lista de fraudes es larga, con casos tan llamativos como el reciente viral nutricional que afirma que comer chocolate permite perder hasta diez veces más de peso, un viral creado ex profeso para denunciar las tragaderas de los medios y de las publicaciones científicas. Una lástima, lo del chocolate.

 José Gregorio González

Opinión Enigmas Julio 2015

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: