Una triste y dura historia de falso misterio…

18 02 2014

fraude_120_euros_hecho_domingoAventuras trepidantes, adrenalina ante la probabilidad de ser testigos de lo inexplicable, asombro ante el relato increíble de un informante honesto, preocupación compartida ante la desesperación de quienes viven el misterio con angustia, tediosas e insustanciales conversación a la espera del enigma prometido, decepción…esas y otras circunstancias suelen forman parte de nuestras vivencias. Van en el lote de quienes aceptamos dedicarnos a esto. Sin embargo también de tarde en tarde nos enfrentamos al fraude puro y duro, al intento más o menos refinado de engañarnos, bien como una trampa tejida casi siempre desde el anonimato para desacreditarnos, o abiertamente para sacar un provecho ya sea monetario o bien derivado de la fugaz notoriedad que puede brindar la proyección pública de la historia que se asegura vivir.

Pero de tarde en tarde nos topamos con casos sangrantes, con episodios que huelen a fraude a kilómetros de distancia, con hechos que desde un primer instante intentas sin éxito que sean contemplados con serenidad y sentido común por los afectados. Sólo el tiempo y las dolorosas consecuencias de la credulidad extrema y de la ceguera ante las alarmas, termina por disipar el misterio haciéndote vivir con las duras consecuencias del fraude.

Hace unos días me encontré con una víctima cantada de un falso misterio, tan grotesco que resultaba increíble que alguien pudiera creer en ello. Me dolió comprobar que lo anunciado había ocurrido, que las advertencias se habían hecho realidad. La historia comenzó hace unos años y la parcialmente la vivió conmigo Fernando Hernández y Félix Castilla, compañeros de aventuras radiofónicas. Por entonces les pedí que me acompañaran a una vivienda en la que me aseguraban que ocurrían todo tipo de fenómenos, muchos de ellos agresivos, virulentos. Les pedí que vinieran como observadores y que desempeñarán el papel de especialistas con todas las respuestas…En varias ocasiones estuvimos a punto de estallar en risas ante lo burdo del engaño que uno de los presentes perpetraba. Aunque muy ágil, tres observadores adiestrados y varios miembros de la familia que le acogía – y a la que tenía convencida de la veracidad de las manifestaciones de espíritus y demonios que acontecían en la casa- eran demasiados ojos para sortearlos a todos. Les ahorraré detalles y tan sólo les contaré que una piedra casi nos abre la cabeza y unas afiladas tijeras se cruzaron a menos de un metro de nuestro camino.

Un burdo y peligroso engaño perpetrado por un adolescente desequilibrado y conflictivo, entrenado para la manipulación…En confianza advertimos a los adultos que nos habían requerido nuestra opinión, sin fisuras y medias tintas. No quisieron creerlo, las evidencias eran tantas y tan abrumadoras para ellos, que no entendían nuestras dudas…”buscaremos más opiniones” me dijeron. Han pasado varios años. El daño a la familia ha sido brutal. Han sido desvalijados por completo, material, emocional y mentalmente. Prefiero no dar detalles de la situación de estas víctimas por la dureza de la misma.

Algo tendremos que aprender, de ahí mi reflexión.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: