FELIZ 2012

31 12 2011

Hola. Seremos breves. Feliz año a todos. Ojalá seamos capaces de poner toda nuestra intención en construir un 2012 positivo.

Anuncios




2012: AMENAZA SOLAR

24 12 2011

Diversos organismos científicos auguran una catástrofe tecnológica

ESTAMOS ANTE UNA DE LAS MÁS ENREVESADAS PARADOJAS A LAS QUE SE HAN TENIDO QUE ENFRENTAR QUIENES SE APROXIMAN CON TALANTE DESMITIFICADOR AL MUNDO DEL “MISTERIO”. CONCRETAMENTE LA CONFLUENCIA DE UNA VIEJA TRADICIÓN DE LA CULTURA MAYA SOBRE EL FINAL DE UN CICLO TEMPORAL, CON UNO DE LOS MAYORES PÌCOS DE ACTIVIDAD SOLAR Y SUS POTENCIALES EFECTOS SOBRE LA VIDA EN NUESTRO PLANETA. EL 2012 YA ESTÁ AQUÍ.

Por José Gregorio González. Publicado originalmente en  la edición en papel del periódico El Día, 24 de diciembre de 2011.

Al año 2012 apenas le faltan unos días para entrar en escena con esa carga adicional simbólica con la que en los últimos años se le ha estado alimentando. Un año, que según se nos ha contado y parece cierto, fue señalado como importante por la antigua civilización Maya al ser considerado el punto de inflexión entre el final de un ciclo y el comienzo de otro, dentro obviamente de su particular manera de computar el paso del tiempo. A esa circunstancia, que se ha terminado por adornar simbólica y mesiánicamente hasta límites que hacen indistinguible la genuina tradición maya de la interesada instrumentalización de la misma por todo tipo de intereses, se le ha venido a añadir desde un escenario muy diferente un elemento ciertamente inquietante. Desde la ciencia, y más concretamente desde sectores especializados en el estudio del Sol, en su dinámica y múltiples efectos sobre nuestro planeta y la vida, se nos ha venido preparando para un 2012 algo especial. Tan especial que incluso no se ha tenido reparo en etiquetarlo como potencialmente problemático, principalmente por la influencia que una mayor actividad solar prevista para los próximos meses puede tener sobre nuestra tecnología. De esta forma la tradición maya real, la interpretación desvirtuada de la misma, la previsión de un máximo de actividad solar y la instrumentalización de los efectos de dicha previsión científica, han terminado por confluir en este 2012. Y las expectativas creadas son francamente muy elevadas, lo que hace previsible que en líneas generales la decepción sea proporcional a la misma. Sin embargo, esta enrevesada casualidad, esa ancha coincidencia en fechas, genera reacciones especiales en al menos dos grupos: falsos escépticos y creyentes irracionales.

DOS PLATOS DE LENTEJAS

Con tamaña y caprichosa casualidad en torno al 2012, entendemos que quienes ejercen una crítica constante contra lo que, a falta de otra definición mejor, solemos denominar “mundo del misterio” o incluso “periodismo de misterios”, estén especialmente nerviosos con la llegada de Nuevo Año. En parte es lógico si no perdemos de vista que es en este ámbito informativo –el del “misterio”- donde mayor repercusión y seguimiento han ido teniendo este tipo de informaciones. Es curioso que a este marginal grupo de intelectuales a los que acertadamente se les denomina pseudoescépticos, por el uso erróneo que hacen constantemente en sus arengas y pláticas del término “escepticismo”, les asalte el mismo estado de nerviosismo que a los más acérrimos creyentes en la literalidad de un 2012 Maya catastrofista. Es una paradoja, muy gráfica y elocuente, de cómo las actitudes integristas inicialmente opuestas generan comportamientos similares que sólo se distinguen en su ejecución por los medios y recursos que cada uno utiliza. Un mismo discurso habitualmente violento y despectivo contra los que opinan diferente, una actitud combativa similar, y una necesidad de adoctrinar y convencer a toda costa del necio error en el que está imbuido el disidente. El mismo perro con distinto collar, como dirían nuestros mayores. No obstante esa casualidad entre tradición maya y mayor actividad solar aunque desencadene nerviosismo en ambos bandos, es asumida de forma diferente por cada uno: para los creyentes es la evidencia de un conocimiento superior de la cultura maya, que fue capaz de anticipar el final del mundo a manos del dios Sol tal como lo conocemos hoy en día; para los pseudoescépticos, la coincidencia es equiparable a tener que comerse una ración doble de lentejas cuando no te gustan y encima se sientan fatal. Una catástrofe en toda regla, esta vez sí. Para el resto, la mayoría y común de los mortales que conviven con el sentido común, es una coincidencia, curiosa si se quiere, pero solo eso, una coincidencia. Por lo general se acepta que ese cómputo de tiempo maya es, al igual que nuestro propio calendario, una creación artificial y por tanto humana para ordenar el tiempo. Ni más ni menos. Cuando fue creada y dotada de símbolos junto a otros cómputos con los que cohabitaba, se hizo en un contexto concreto que nada tiene que ver con el actual; se creo para el mundo maya que no es el mundo actual. Hablan, es cierto, dentro de la llamada Cuenta Larga del final de un ciclo coincidiendo con un fenómeno astronómico como el solsticio de invierno del año 2012, en torno al 21 de diciembre, pero ese ciclo menor del Quinto Sol lo presentan seguido de otro ciclo, el Sexto Sol. Ese ciclo de 5125 años que tocaría a su fin equivaldría en nuestro calendario como punto de inicio al 11 de agosto del año 3114 a.C. finalizando el señalado 21 de diciembre de 2012. Suponemos que se entiende. También damos por hecho que se entiende, independientemente del hecho anterior, que la actividad de nuestra estrella, el Sol, tiene un carácter cíclico de unos 11 años aproximadamente, y que de acuerdo a ese periodo estamos llegando a uno de sus máximos. Es decir, que cada once años pasamos por esta etapa de mayor número y virulencia en las tormentas solares, cuya energía llega pasadas unas horas o días a nuestro planeta generando variedad de efectos, cuya naturaleza e intensidad han fluctuado desde el origen de los tiempos. Este máximo de actividad solar esperado para 2012-2013 es uno de los “máximos más máximos”, de manera que existe una inquietud mayor entre una parte de la comunidad científica. Una inquietud que tiene que ver principalmente con la tecnología –aunque no olvidemos la salud, especialmente la cutánea-, que puede verse afectada por esos chorros de energía procedentes del Sol. Hoy, como nunca antes en la historia de la humanidad, somos tecnológicamente dependientes y por tanto vulnerables a los efectos encadenados de un fallo en ese entrelazamiento tecnológico del que dependen las centrales de generación y suministro energético, los medios de transporte, las redes de telecomunicaciones, etc….Básicamente, si se produce una explosión solar de intensidad preocupante y se da la alineación correcta entre el Sol y la Tierra para que en vez de perderse en el espacio esa tormenta de energía “impacte” contra nuestro planeta, podríamos tener problemas. La intensidad de la misma podría afectar a satélites o centrales eléctricas provocando fallos temporales que, encadenados como en un efecto dominó, generen apagones en las comunicaciones o en los suministros, y así sucesivamente. El problema no sería tanto la explosión solar como nuestra dependencia energética. No en vano hoy en día sobran los ejemplos de cómo convertimos en un asunto de Estado un apagón eléctrico de horas. Un apagón que puede preocupar en un quirófano, pero que resulta trivial si sólo afecta a nuestro ocio televisivo.

SENTIDO COMÚN

En la línea de lo expuesto hasta ahora, esta misma semana la Comisión Europea ha aireado un informe en el que alerta del riesgo de que se produzca un evento tecnológico catastrófico, invitado a la evaluación de los riesgos potenciales y de las medidas preventivas para minimizar sus efectos a través del grupo de trabajo ‘Space-Weather Awareness Dialogue’. Gobiernos como el de Estados Unidos y agencias como la NASA han venido alertando de la necesidad de estudiar esa potencial situación de riesgo. Estudiar y actuar. Quizá baste con aislar los equipos, ponernos a la sombra y apagar los dispositivos eléctricos cuando las tormentas energéticas choquen contra nuestro planeta. Es evidente que no será tan simple: en el espacio tenemos muchos satélites que ya no podremos proteger; tampoco parece viable ponerle bronceador a toda la biomasa terrestre… No obstante, tenemos tantos asuntos problemáticos de los que ocuparnos de forma más inmediata en la Tierra durante este 2012, que resulta hasta cierto punto ridículo el preocuparnos por lo que, en esencia, es casi una carambola: una explosión solar grande cuya llamarada apunte a la Tierra. Ya sería casualidad…y una condenar tener que comer más lentejas. Feliz Navidad.





Tormentas solares, destrucción de yacimientos arqueológicos y el enigma de las “emisoras de números” en CRÓNICAS DE SAN BORONDÓN

22 12 2011

Este semana de fiesta CSB sólo tendrá una emisión, la de este viernes 23 de diciembre, pero adelantamos que por su intensidad con una sola bastará. Bajo el formato de tertulia afrontaremos 60 minutos de radio que prometen emociones reales, con al menos tres temas sobre los que reflexionar, y puede que hasta debatir, sobre la mesa. Hablaremos de la inminente entrada del año 2012 y las informaciones recurrentes sobre el riesgo potencial derivado de una mayor actividad solar; nos pondremos al día sobre la situación de los yacimientos arqueológicos en Canarias y los constantes atentados que sufren; y recabaremos opiniones sobre las llamadas “emisoras de números”, un viejo enigma presente durante décadas en la vida de mucha gente y que continúa sin contar con una respuesta concluyente. Secuencia de números repetidas cada cierto tiempo en determinadas franjas de radio, popularmente asociadas a actividades de espionaje. Están convocados a este encuentro en Crónicas de San Borondón  nuestro compañero Fernando Hernández, el maestro y radioaficionado Ricardo Martín, y el periodista Felix Rojas.





ESPECIAL “CONTACTADOS CON EXTRATERRESTRES” EN CRÓNICAS DEL SAN BORONDÓN: recordando a Eugenio Siragusa

15 12 2011

Este viernes noche, en la primera de las dos ediciones semanales de CSB en Canarias RadioLa Autonómica, el fenómeno del contactismo dentro de la ufología será el tema sobre el que pivotará el programa. David Heylen nos ofrecerá un rápido informe sobre la historia de ésta faceta tan controvertida del fenómeno OVNI, que guarda paralelismos muy evidentes con otros escenarios en los que los humanos se comunican con entidades inmateriales –divinidades, ángeles, espíritus…- o bien vinculadas a otro tipo de realidades, como sucede en la tradición élfica. Será una oportunidad para trazar también un sucinto perfil de las figuras más destacadas de este fenómeno, la procedencia especial de sus presuntos contactos, los métodos y el contenido de sus mensajes.

Tras Heylen contaremos con la participación de Marcos Amadio, un histórico de la ufología española que ha vivido desde dentro el fenómeno del contacto. Durante décadas, Amadio fue el hombre en España del recordado contactado italiano Eugenio Siragusa, cuya vida y experiencias repasaremos en detalle junto a nuestro invitado. Será este viernes a partir de las 23:00 horas en Canarias Radio La Autonómica.








A %d blogueros les gusta esto: