Interesante: base bioquímica para la Acupuntura en la Adenosina A1

31 05 2010

Nos parece una noticia interesante y la pillamos íntegramente de los enlace abajo reportados

La investigadora Nanna Goldman del Centro Médico de la Universidad de Rochester en un artículo publicado en Nature Neuroscience asegura tener una explicación biológica para los efectos de alivio del dolor que tiene la aplicación de agujas en el cuerpo en una técnica de medicina alternativa conocida como Acupuntura.
En su investigación, ella trabajó con ratones con patas inflamadas, y logró aliviar su dolor usando una aguja picando un punto de acupuntura tradicional cerca de la rodilla. pero resulta que este efecto anestésico sólo tenía lugar cuando rotaba la aguja tras la inserción.
De acuerdo a sus conclusiones este efecto depende de un compuesto químico llamado adenosina, que normalmente aumenta su concentración por cualquier tensión o lesión en el cuerpo. La adenosina funciona uniéndose a una proteína llamada A1 receptor de adenosina, la cual tiene un papel bien establecido en eliminar el dolor y se encuentra en las neuronas que transmiten las señales de dolor.
Otros compuestos químicos que estimularon esta proteína tenían el mismo efecto de alivio del dolor que la acupuntura. Los medicamentos que evitan que el cuerpo descomponga la adenosina lleva a un alivio del dolor aún más potente. Los ratones que carecían del receptor A1 no experimentaron alivio del dolor procedente de las agujas.
CUESTIONAN DICHOS RESULTADOS

Ed Young analiza los resultados

Por méritos propios, esto es un buen tema de bioquímica. Pero, ¿qué nos dice realmente sobre la acupuntura? ¿Realmente valida este antiguo método como forma de aliviar el dolor? Tras leer el artículo, podrías llegar a la idea de que estamos un paso más cerca de comprender cómo funciona realmente un tratamiento con beneficios médicos reales. Está salpicado con afirmaciones como “la activación del receptor A1 es tanto necesaria como suficiente para los beneficios médicos de la acupuntura” y “los medicamentos que interfieren con los receptores A1 o el metabolismo de la adenosina pueden mejorar el beneficio médico de la acupuntura”. En la publicación de prensa del estudio, el científico principal Maiken Nedergaard incluso dice que:“Los nuevos hallazgos se suman al peso científico subyacente a la acupuntura”.
Pero estos resultados tienen que ser considerados a la luz de aquellos que llegaron antes. Como mencioné antes, los nuevos descubrimientos científicos se apoyan en hombros de gigantes, y en el caso de la acupuntura – una de las “terapias alternativas” mejor estudiadas – esos hombros son especialmente amplios.

Muchos ensayos han demostrado que la acupuntura tiene algunos efectos anestésicos – de eso no hay duda. Como señala Steven Novella, al contrario de otras cosas como la homeopatía o el reiki, con la acupuntura “está teniendo lugar algo realmente físico… por lo que no es del todo imposible que suceda una respuesta fisiológica”. Pero la gran pregunta es si el efecto es genuino o no es más que un placebo.
Para responder a esto, los ensayos clínicos han usado métodos sofisticados, incluyendo “agujas falsas”, donde la punta de la aguja se retrae dentro de la envoltura como la hoja de un cuchillo en una película. Nunca penetra en la piel, pero el paciente no puede diferenciarlo de una aguja real. El año pasado, uno de tales ensayos (del cual se informó mal ampliamente) encontró que la acupuntura ayuda a aliviar el dolor crónico en la espalda y mejoraba el uso de los “cuidados normales”. Sin embargo, no importaba si se clavaban las agujas en la piel, debido a que las agujas falsas eran igual de efectivas. Tampoco importaba dónde se colocaban las agujas, contrariamente a los que habrían pensado los acupuntores.

Otros ensayos encontraron resultados similares . Ir más allá de los estudios aislados y buscar en todas las pruebas disponibles tampoco cambia el veredicto. El año pasado, científicos del centro de revisión Nordic Cochrane realizaron un análisis de las pruebas disponibles y, tras considerar 13 ensayos que encajaban con sus restrictivos criterios de calidad, concluyeron que:

“Se encontró un pequeño efecto analgésico en la acupuntura, el cual parece carecer de relevancia clínica y no puede ser claramente distinguido del sesgo… Nuestros hallazgos cuestionan tanto las bases tradicionales de la acupuntura, que se basan en la existencia de meridianos y sensaciones Qi, como la hipótesis predominante de que la acupuntura tiene un potente efecto sobre el dolor en general. Si esta hipótesis es incorrecta, y nuestros resultados apuntan a eso, entonces la parecería que la acupuntura tiene un efecto sobre el dolor sólo relacionado con ciertas condiciones, pero se necesitan más estudios para examinar esta cuestión”.

Goldman no aborda en realidad ninguno de estos puntos. La introducción a su artículo se centra en la popularidad de la acupuntura, mencionando la aprobación de la OMS, la NIH y, extrañamente, el Servicio de Renta Interna de los Estados Unidos. Sobre la gran pregunta de si es efectiva, no hay signos de los recientes ensayos o revisiones que he mencionado. En lugar de esto, dice brevemente que los efectos anestésicos de la acupuntura están “bien documentados” y que la “medicina occidental ha tratado a la acupuntura con un escepticismo considerable”, citando sólo un editorial publicado en 1972.
Como he dicho antes, ésta no es un área que carezca de investigación previa a la que referirse o tener en cuenta. La discusión es algo mejor en que al menos hace referencia a un ensayo que demostró que la acupuntura no tenía una ventaja sobre el placebo o el tratamiento con agujas falsas. De haber alguno, los resultados parecen ser totalmente consistentes con la idea de que la acupuntura no es más que un elaborado placebo.

El daño en el tejido inflingido por la aguja en rotación dispara una inundación local de adenosina. Si la aguja se inserta en el área general adecuada, ese extra de adenosina alcanza los receptores de las neuronas transmisoras del dolor y cancela su actividad. No hay necesidad de invoca un flujo de ‘qi’ a través de ‘meridianos’. Es más, todo tipo de lesiones y tensiones llevarán a un estallido de adenosina. Y Goldman incluso dice que las agujas falsas, al estimular pero no romper la piel, podrían disparar un estallido de adenosina, llevando a los mismos efectos anestésicos.

Se ha realizado mucho trabajo previo en este área sobre que la cuestión “¿Cómo funciona la acupuntura?” debe ser reemplazada por “¿Por qué los efectos de la acupuntura son indistinguibles en gran medida de aquellos de tratamientos falsos?” El nuevo estudio sugiere algunas respuestas pero me parece desafortunado que Goldman no incluyese ningún control de agujas falsas en su experimento.

Brian Berman, que estuvo implicado en anteriores revisiones de Cochrane sobre la acupuntura, está de acuerdo. Describe el estudio como “muy interesante” pero dice que “se necesita algún tipo de control de placebo”. Edzard Ernst, antiguo profesor de medicina complementaria en la Universidad de Exeter, que ha escrito extensamente sobre la acupuntura, también coincide. Me comentó que: “Es un estudio interesante, pero no demuestra nada. Necesitamos replicación independiente, mejores controles y estudios en humanos”.

Esta es la parte más frustrante de lo que podría hacer sido un estudio realmente fascinante. Sin trabajar sobre la masiva cantidad de trabajo que ya se ha realizado sobre acupuntura, es difícil saber qué hacer con los nuevos y supuestamente interesantes resultados. También me pregunto si el periodista de salud medio sabrá cómo encajar este estudio dentro del marco global – si reivindica el uso de la acupuntura o si en realidad encaja con una posición escéptica. Pero sospecho que no tendremos que esperar mucho para descubrirlo.

PD: El artículo señala que ninguno de los autores tiene intereses financieros que puedan haber afectado a su trabajo. No obstante, merece la pena señalar que uno de los coautores, Jurgen Schnermann, está casado con Josephine Briggs. Briggs es directora del Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria, un instituto que ya ha tenido una gran controversia en el pasado.

Referencia: Nature Neuroscience http://dx.doi.org/10.1038/nn.2562

FUENTE: UNIVERSIDAD DE LIVERPOOL

Anuncios

Acciones

Information

One response

30 07 2010
Francisco

Tema ARQUEOLOGICO : Me gustaria visitaran en PINTADERA “el mal llamado Almogaren del Bentayga” para posteriormente proponer un programa de radio y desmitificarlo, es una autentica falsedad que continua difundiendose hasta la actualidad.

Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: